Bizcocho-de-queso-y-limón-500x288.jpg

Bizcocho de queso y limón

Ingredientes para 16 raciones:

185 gr de mantequilla reblandecida

185 gr de crema de queso reblandecida

1 cucharada de ralladura de limón

330 gr de azúcar extrafino

3 huevos

150 gr de harina leudante

100 gr de harina corriente

Preparación:

Antes de empezar con la receta, debemos preparar el horno. Esto lo conseguiremos precalentándolo a 180-190ºC. Continuaremos engrasando un molde. Podemos utilizar tanto rectangular como redondo. Yo en mi caso prefiero los de corona. Para esta receta he utilizado uno de 20 cm.

Comenzamos la receta. Batiremos la mantequilla reblandecida, el queso cremoso y la ralladura del limón con ayuda de unas varillas eléctricas. Tenemos que conseguir que la mezcla adquiera un color claro. En ese momento añadimos el azúcar y seguimos batiendo hasta que la masa sea esponjosa y ligera. Aquí llegara el turno de añadir los huevos, de uno en uno, sin dejar de batir.

La harina también la echaremos en dos tandas. Esta vez batiremos lento mientras tanto. Terminaremos de batir cuando observemos que la harina está bien integrada a la masa. Terminamos vertiendo este contenido en el molde.

Ya solo nos quedaría meter en el horno alrededor de una hora. Cuando termine este tiempo, lo sacamos y dejamos enfriar. Cuando ya no queme sacaremos de su molde, espolvoreando después algo de azúcar glas. Ya solo nos falta servir y disfrutar.

Sugerencias:

Si lo preferimos podemos variar el tipo de ralladura. Cambiando en ese caso el limón por el de cualquier tipo de cítrico como mandarina, lima o naranja. Que le den ese toque fresco. Aunque si preferimos algo más dulce, podemos cambiar estas frutas por directamente esencias que le den un sabor nuevo, como grosella, frambuesa, caramelo, vainilla, etc.

Si mientras estas horneando el postre notas que se eta empezando a quemar la base o retostar de más. Y aún le queda tiempo de cocción. Cubre esta con una lámina de papel de aluminio y dejar que termine de cocerse en el horno.

Conservar:

Este tipo de receta, al solo tener un ingrediente líquido, el huevo. Suele conservarse muy bien. Te aconsejo que utilice para su conservación un recipiente hermético en un sitio fresco. Puede aguantar hasta una semana si se guarda en el frigorífico.

Si lo preferimos, podemos congelarlo entero, o bien por partes separadas, en el congelador y conservarlo hasta 3 meses.