Brocheta-uvas.jpg

Brochetas de uvas y camembert con coulis de frambuesa

Las uvas son una de las frutas más veneradas de todos los tiempos. Presentes en todos los banquetes de los grandes imperios asentados a orillas del Mediterráneo era un verdadero manjar.

Su variedad de texturas y sabores las hace únicas, pudiendo siempre encontrar una uva adecuada para acompañar un plato frío o caliente.

Por supuesto, la producción de vino a través de su fermentación era otra razón más para considerarla un importante bien económico.

Las ánforas de vino viajaban a través de todas las rutas comerciales para servirse en las mejores mesas, pero fue en Grecia donde se popularizó y hasta se le asignó un dios propio, Dioniso.

El vino griego y romano era tan denso que necesitaba aguarse para poderse beber sin temor a una intoxicación etílica. Sólo se tomaba en estado puro en libaciones a los dioses, ritos funerarios o unas ceremonias religiosas especiales cuyo fin era llegar a la “divina posesión”, pues creían que Dioniso entablaba contacto con ellos en ese estado de embriaguez.

Ingredientes para 4 personas

12 uvas blancas

200 gr de queso camembert

200 gr de membrillo

Coulis

250 gr de frambuesas congeladas

50 gr de azúcar

1 limón

Utensilios

Escurridor

Tabla de cortar

Cuchillo

Cuchara de madera

Brochetas

Cazo pequeño

Platos

Colador de tela

Jarrita para servir el coulis

Preparación

Brochetas

Escoger doce uvas medianas, lavarlas y dejarlas escurrir.

Mientras tanto, cortamos el queso en cuadrados de tamaño aproximado a las uvas.

Con el membrillo haremos pequeñas estrellas de tamaño parecido al del queso

Pincharemos las uvas, el membrillo y el queso en las brochetas alternándolos entre ellos.

Al tener distintas formas los elementos de las brochetas quedarán más vistosas y originales.

Coulis

Se pueden usar frambuesas congeladas o frescas.

Exprimiremos el limón para usar su zumo.

En un pequeño cacito coceremos durante unos minutos las frambuesas junto con el azúcar y el zumo del limón.

Cuando ya estén las frambuesas blandas, las trituraremos y las colaremos para que la textura sea lo más fina posible. Para ello utilizaremos un colador de tela.

Presentaremos las brochetas con un poco del coulis decorando el plato y el resto en una jarrita para que cada uno de los comensales se sirva a su gusto.

Consejos

Se pueden combinar distintas clases de uvas, blancas y negras, blancas y rojas, incluso se pueden utilizar uvas pasas.

También se pueden sustituir las uvas por cualquier otra fruta que nos guste y el camembert por otro queso. Lo importante es que la mezcla de sabores se complementen.

Se conservan únicamente 2 días en nevera y no se puede congelar.