Corona-de-arroz-y-fresones-496x288.jpg

Corona de arroz y fresones

Ingredientes

½ kg de fresones maduros

140 gr de arroz

140 gr de almendras

140 gr de azúcar lustre

250 gr de nata sin azúcar

12 cucharadas de leche condensada

Kirsch

Canela en rama

Corteza de limón

Preparación

Para empezar pondremos un cazo con aproximadamente ¾ de litro de agua, la leche condensada, la canela y el limón a fuego lento. Cuando empiece a romper retiramos el fuego antes de que hierva la mezcla y dejamos reposar unos minutos.

Mientras comenzamos a hacer el arroz del método usual de hacerlo. Con agua y dejándolo hervir durante unos 10 minutos. Después lo escurriremos con abundante agua fría. Cuando hayamos eliminado todo el agua lo echaremos para cocer nuevamente, pero esta vez junto a la leche que hemos preparado previamente.

Retiraremos la ramita de canela y la cascara de limón, pues ya la leche ha absorbido toda la sustancia que necesitamos. Ponemos el cazo a fuego muy lento o suave y dejamos cocer durante un tiempo estimado será de 45 minutos. Retiramos y dejamos enfriar hasta que el arroz absorba toda la leche, quedando este bien meloso.

Pasado este paso, es hora de añadir las almendras bien picadas junto a 2 cucharadas de kirsch y la mitad de nata. Removemos y mezclamos la nueva mezcla. Ahora es momento de verter todo en un molde de corona ligeramente humedecido. Dejándolo enfriar más en el frigorífico.

Para terminar cogemos la mitad de los fresones que tenemos, los lavamos y los trituramos pasándolos por la batidora disolviendo este puré con 2 cucharadas de kirsch, el azúcar lustre y el otra mitad de la nata que teníamos reservada. Enfriarla en el frigorífico.

Desmontamos la corona de arroz y ponemos el resto de fresones enteros en el centro de esta, espolvoreando algo de azúcar encima. Para finalizar cubriremos toda la corona con el puré de fresones muy frío.

Sugerencia

Para limpiar los fresones y que se conserven mejor, antes de quitarles el rabillo, pondremos la fruta en un taper de agua muy fría. Tapamos y sacudimos la fruta para que pierda así toda la tierrecilla.

Si quieres potenciar su sabor un consejo seria, antes de comer los fresones, rociarlos unas horas antes con un poco de zumo de limón. Ya solo quedaría echarles un poco de azúcar para que estén exquisitos.