oyLfPt-710x288.jpg

Galletitas nevadas

Ingredientes:

3 huevos

1/3 l de leche

2 cucharadas de azúcar

La cáscara de un limón

Galletas de mantequilla

Crema de yema

45 gr de azúcar

½ dl de agua

Una ramita de canela

La cáscara de un limón

Preparación:

Para empezar esta receta comenzaremos por separar del huevo tanto la yema como la clara. Primero  reservaremos las yemas en un cazo y procederemos a batiremos las claras hasta conseguir dejarlas a punto de nieve. Reservamos.

A continuación, cogemos una cacerola y ponemos en ella la leche, llevándola hasta el fuego, cocemos y añadimos el azúcar y la cáscara de limón. Cuando esta rompa a hervir será el momento de añadirle las claras a punto de nieve. Apagamos el fuego y colamos con un colador el cazo, para volver a separar la leche de las claras. Reservamos la leche y las claras a punto de nieve.

En este momento seguiremos con la elaboración de la crema, para ello calentamos en un cazo el agua junto con el azúcar, la canela y la cáscara de huevo hasta que veamos como se va creando un  almíbar  a punto de hebra fuerte.

Vertemos este almíbar en las yemas que teníamos reservadas al principio, removiéndolo bien y dejando cuajar a fuego lento removiendo la mezcla sin cesar. Pararemos cuando observemos que las yemas dejan de pegarse en los lados del cazo para formar una bola de masa en el centro. Si ves que no espesa siempre puedes añadirle un poco de harina.

Volvemos a la leche reservada, le añadimos una cucharada de azúcar y removemos. Ahora será el momento de coger las galletas de mantequilla y mojarlas en la leche. Lo suficiente para que se empapen pero no se deshagan. Las vamos poniendo en la bandeja en la que serviremos la receta o platos individuales, según la presentación.

Comenzamos a montar las galletas nevadas. En este momento decidiremos si la presentación será en una bandeja o platos individuales, según prefiramos. El primer paso será poner una pequeña cucharada de clara a punto de nieve, encima ira una galleta, seguida una capa de crema de yema y para terminar coronaremos con otra cucharadita de clara a punto de nieve. Formando así el postre.

Recuerda que esta receta se tiene que servir muy fría. Por ello antes de servir deberá permanecer al menos una hora en el frigorífico ya montada.