sacher-408x288.jpg

Para adictos al chocolate: Tarta Sacher

Esta tarta posiblemente fuera el primer postre de autor, ya que lleva el nombre de su autor, la familia Sacher, siendo su nieto Eduard Sacher quien la popularizo en Viena. Receta que se popularizo tras dársela a probar al príncipe Metternich.

Una tarta con una gran historia que ahora te ofrecemos para que te des un buen homenaje.

Ingredientes para 12 raciones:

100 g de chocolate negro troceado

250 ml de agua

125 g de mantequilla blanda

250 g de azúcar moreno

huevos

150 g de harina leudante

25 g de cacao en polvo

60 g de almendras molidas

110 g de mermelada de albaricoque

50 g de chocolate negro para fundir

Cobertura:

200 g de chocolate negro troceado

160 ml de nata

Preparación:

Colocar la rejilla del horno y precalentar este a 160ºC. Engrasar un molde hondo redondo de unos 22 cm. Forrarlo con papel de hornear.

Coger un cazo con el agua y calentarla al fuego, una vez que este hirviendo verter el chocolate troceado y remover con una cuchara de madera suavemente hasta que se funda. Una vez fundido retirar del fuego.

En un cuenco pequeño y con la ayuda de varillas eléctricas mezclar la mantequilla con el azúcar moreno hasta que la mezcla quede bien. Seguimos batiendo y vamos echando los huevos de uno a uno. Puede que la mezcla se corte, pero no pasa nada, lo solucionaremos más tarde.

Pasamos esta mezcla a otro cuenco más grande y vamos añadiéndole la harina tamizada, el cacao, las almendras molidas y el chocolate caliente que hicimos al principio.

Ahora sólo nos quedaría hornear el resultado de los ingredientes durante 1 hora. Después dejaremos reposar el bizcocho durante 10 minutos para que se enfriara.

Con un cuchillo de sierra, dividiremos en dos el bizcocho. Y con una paleta le untaremos la mermelada caliente. Uniremos las mitades y le aplicaremos una fina capa de chocolate.

Calentar el resto de cobertura al baño maría hasta que la consistencia permita verterla en una jarra. Para después, deprisa, con una espátula de metal extenderla sobre la superficie de la tarta. La dejaremos enfriar a temperatura ambiente.

Con la ayuda de una pequeña manga pastelera o un bote de sirope de chocolate podremos escribir la palabra “Sacher”, como honor a su creador. Como es típico en sus presentaciones. Ahora solo tendremos que esperar que se endurezca.

Conservación:

La tarta con cobertura se puede mantener hasta 3 días en un recipiente hermético. Pudiendo ser congelada sin cobertura y mantenerse en el congelador hasta 3 meses.