cuatrodos-600x288.jpg

Pastel de natillas con ruibarbo y pera

El ruibarbo es una planta cultivada en el sureste de Europa. Se puede comer crudo y también cocido. En forma de compota, mermelada o, como es el caso, también en pastel.

La forma de comer este pastel es templado y casa muy bien con nata montada.

Ingredientes para 10 raciones:

150 g de mantequilla reblandecida

165 g de azúcar extrafino

2 huevos

225 g de harina leudante

60 g de almendras molidas

2 cucharas de sobre de preparado para hacer natillas

125 ml de leche

3 tallos limpios de ruibarbo (250 g) cortados en rodajas

1 pera grande

180 g de mermelada de albaricoque

Ingredientes para natillas:

2 cucharadas de natillas en polvo

2 cucharadas de azúcar extrafino

250 g de leche

1 cucharadita de esencia de vainilla

20 g de mantequilla

Preparación:

Encender el horno y precalentarlo a una temperatura de 180-190ºC. Mientras engrasar los lados de un molde redondo de unos 22 cm de diámetro. Con papel de hornear forrar el fondo con papel de hornear.

Poner a ablandar la mantequilla, una vez que se pueda moldear, batir con varillas eléctricas junto al azúcar en un cuenco hasta que la mezcla quede esponjosa y ligera. Añadir los huevos de uno en uno sin dejar de batir. Añadir la harina, las almendras molidas, las natillas en polvo y leche. Ir removiendo a la vez con una cuchara de madera.

Con una espátula de madera o plástico, extender la mitad en el molde, cubrir la mitad con el ruibarbo y de pera, previamente pelada y cortada en finas rodajas.

Extender las natillas ya listas sobre la fruta colocada. Una vez extendida, cubrir con la mitad de la masa reservada. Remataremos la preparación colocando lo que queda de ruibarbo y de pera, poniéndolo con cierta intención, para que tenga un bonito acabado decorado.

Metemos el pastel en el horno, y dejamos que se cocine sobre 1 hora. Lo retiramos y dejamos que repose 5 minutos. Lo desmontamos trascurrido este tiempo. Calentamos la mermelada de albaricoque y la extendemos con un pincel de cocina a modo que se quede brillante el acabado, como si lo hubiéramos barnizado.

Dejamos enfriar antes de servir.

Preparación de las natillas:

Echar los sobre de preparado en polvo de natillas y el azúcar en un cazo, mirando que queden bien mezclados. Ir volcando leche poco a poco e ir mezclándolo con una chuchara de madera, removiéndolo continuamente sobre el fuego.

Cuando la mezcla hierva y se espese, retiraremos el cazo reservando su contenido.