Rosquillas-fritas-de-moscatel-y-naranja-500x288.jpg

Rosquillas fritas de moscatel y naranja

¿Que es imposible hacer unas rosquillas como las hace mamá? Posiblemente ¿Que las rosquillas de mamá son insuperables? Voy a intentar demostrarte que no. Y lo voy a hacer metiéndome a la cocina contigo a preparar unas rosquillas fritas de moscatel y naranja… Si es que sabe bien hasta decir el nombre.

Ingredientes:

Veamos, vas a necesitar 4 huevos, 250 gramos de azúcar, un decilitro de zumo de naranja, otro de moscatel, corteza de naranja ralladle muy finita (no la venden, que yo sepa, en el supermercado, así que te toca rallar la peladura a ti).

Rosquillas fritas de moscatel y naranja

Rosquillas fritas de moscatel y naranja

Además, te va a hacer falta un decilitro de aceite de oliva suave, 750 gramos de harina y 20 gramos de levadura química tipo Royal. Tampoco debes olvidar disponer de una buena cantidad de aceite de girasol u oliva suave y de azúcar granillo para rociar con él las rosquillas cuando estén listas.

Elaboración:

Monta los huevos con el azúcar, de modo queden esponjosos y cremosos. Resístete a meter el dedito para probarlos. Añádeles el zumo de la naranja, la ralladura, el aceite de oliva y el moscatel. Para que acabe de espesar la masa, vete añadiendo la harina mezclada con la levadura química poco a poco.

De nuevo, aguanta la tentación de arrancar un trozo de masa con los dedos y comértela. En lugar de eso, ponla en un bol y cúbrela con film transparente. Hala: a ocuparte en otra cosas, que se tiene que quedar ahí 24 horitas ¿Cómo? ¿No sabías que ibas a tener que esperar tanto? Bueno: ya tienes la masa hecha, con que, no la vas a tirar, ¿verdad?

(…)

¿Ya es mañana a la misma hora? Pues seguimos: forma las rosquillas y fríelas en abundante aceite caliente. Al sacarlas, déjalas que pierdan algo de temperatura, pero sin que se enfríen del todo. Ahora es cuando las rebozas con el azúcar granillo y dejas que se enfríen por completo.

Podrías comértelas ahora (lo harás), pero lo ideal es dejarlas para el día siguiente. De todos modos, con estas cantidades salen rosquillas como para alimentar a todo el vecindario, de modo que puedes comerte algunas ahora y unas cuantas más mañana, pasado y al otro día.

Un truquillo: si cuando estés dando forma a las rosquillas ves que se te pega la masa a las manos, enharínatelas (las manos), verás cómo se acaba el problema.

Recuerda:

Cuatro huevos

250 gramos de azúcar

Un decilitro de zumo de naranja

Un decilitro de moscatel

Corteza de naranja rallada

Un decilitro  de aceite de oliva suave

750 gramos de harina

20 gramos de levadura química tipo Royal o de la marca que prefieras

Aceite de girasol o de oliva suave para freír las rosquillas

Azúcar granillo para rebozar las rosquillas al poco de haberlas pasado por la sartén.

Vale que te vas a pasar dos días preparando las rosquillas, pero realmente, el trabajo en muy poco y la dificultad, yo diría que intermedia.