Souffle-de-helado-de-vainilla-y-chocolate-538x288.jpg

Soufflé de helado de vainilla y chocolate

Ingredientes

800 gr de nata

350 gr de azúcar

¾ l de leche

50 cl de Cointreau

9 yemas

6 pastillas de chocolate sin leche

6 hojas de cola de pescado

Un trozo de vainilla en rama

mantequilla

Preparación

Lo primero que haremos será preparar un molde redondo con el que haremos este suflé, lo ideal es coger uno que tenga unos 20- 22 cm de diámetro y buena profundidad. Para prepararlo primero lo engrasaremos con mantequilla tanto paredes como fondo o culo y después cubrir estas paredes con un trozo de papel para hornear, internando que sobresalga de las paredes del molde unos 10 cm.

Cogemos un cazo y calentamos la leche con la ramita de vainilla. Mientras entra en ebullición iremos preparando y trabajando con las yemas y el azúcar, batiendo hasta conseguir una crema suave y cremosa.

Es importante no parar de remover las yemas hasta conseguir ese punto, es entonces cuando iremos echando en el interior de este bol la leche, que ya estará muy caliente y habrá cogido el sabor a vainilla. Por lo cual retiramos con cuidado la ramita. Continuando removiendo hasta que esté la mezcla homogénea.

Llegado a este punto cogemos otro cazo limpio e introducimos el bol para cocer esta mezcla al baño maría. El tiempo será el que tarde en espesar, pero nunca debe llegar a hervir. Es ahora cuando se retira del fuego y se le añade el Cointreau.

Mientras vamos disolviendo las hojas de cola de pescado en medio vaso de agua hirviendo. Cuando este bien disuelto lo añadiremos la mitad a la mezcla de la leche y las yemas. La otra será para añadir después a la crema de chocolate.

En ese mismo cazo donde hemos disuelto la cola de pescado iremos introduciendo la nata, cuando este caliente iremos echando poco a poco el chocolate en trozos, para mejorar que se funda así.

Cuando tengamos tanto la primera crema como la segunda, colocaremos sus respectivos boles en el frigorífico, removiendo su contenido de vez en cuando. El tiempo será lo que tarden las cremas en espesarse y estar listas.

Llego el momento de echar en el molde las cremas. La mejor forma es añadiendo de forma alternativa, primero una y después la otra, las cremas tanto de vainilla como de chocolate. Así se verán más apetecible el soufflé por el juego de colores. Hay que tener cuidado de que las cremas siempre dejen un margen libre de ellas a unos 5 o 6 centímetros del final de molde, porque tiende a crecer.

Para finalizar lo dejamos enfriar en el congelador hasta que veamos que está bien cuajado. Este tiempo se estimara en unas 3 horas. Intentaremos que ese momento en que lo saquemos del frigorífico sea el mismo que el de la hora de servirlo. Para ello lo retiraremos del molde con la ayuda del papel de hornear, retirando este con la ayuda de un cuchillo.

Para presentar podemos adornar con un poco de nata montada en los pies del soufflé.

Sugerencias

Se pueden elegir y combinar otros sabores. Por ejemplo sustituir el chocolate por cucharadas de café soluble, caramelo o zumo y ralladura de limón. O la vainilla por caramelo o simplemente nata. Eso ira al gusto de cada uno.