Sin-título-19-500x288.jpg

Tiramisú con leche condensada

¡Esto no es justo! Precisamente el día que empiezo la dieta, voy y me topo con esta receta de tiramisú con leche condensada. Debe ser la Ley de Murphy aplicada al sobrepeso. En fin: si ese era mi destino, afrontémoslo como un buen goloso y vámonos a la cocina.

Ingredientes:

Vamos a ver qué necesitamos: para empezar medio kilo de queso mascarpone, doscientos gramos de leche condensada (¡ay, mi dieta!). Parece ser que ahora se vende leche condensada desnatada, o eso pone en lo botes que he visto, pero lo cierto es que no la he probado ni creo que vaya a hacerlo: ya que voy a pecar, voy a caer de lleno en la tentación.

Tras el poco pertinente inciso, seguimos: dispondremos también de dieciséis bizcochos de soletilla (¡más calorías! Si es que…), medio litro de café, una copa de licor de almendras y cacao amargo en polvo.

Preparación:

De un lado, vamos colocando los bizcochos de soletilla en una fuente de un tamaño tal que quede el fondo cubierto. Por otra parte, mezclamos el café y el licor de almendras en un bol ¿Ya? Pues vertemos la mezcla por encima de los bizcochos y dejamos que reposen un poco para que absorban el líquido.

Mientras tanto, empezamos con la crema. Para ello, removemos bien el queso mascarpone, agregamos la leche condensada (vamos a tratar de no comérnosla antes de utilizarla) y dejamos el resultado aparte.

Mira si es sencilla esta receta que ya casi la hemos terminado: ponemos en cuatro moldes individuales sendas bases de bizcochos de soletilla y las cubrimos con un poco de la crema que acabamos de reservar.

Sobre esta capa de crema, ponemos bizcochos hasta cubrirla y, a su vez, cubrimos los bizcochos de nuevo con crema. Rematamos la obra espolvoreando con el cacao en polvo ¿No se te hace la boca agua?

Antes de repasar la receta, y ya que lo hemos mencionado, vamos con unos consejos sobre el cacao. El primero de ellos es que miremos siempre bien el etiquetado, puesto que la proporción de los ingredientes cambia mucho de uno  a otro. Además, debemos recordar que el cacao y sus derivados deben guardarse en su envase, en un lugar fresco, seco y oscuro.

Ahora, sí:

Recuerda:

Medio kilo de queso mascarpone

Doscientos gramo de leche condensada

16 bizcochos de soletilla

Medio litro de café

Una copa de licor de almendras

Cacao amargo en polvo

¿Cuánto puedes tardar? ¿Media hora? Y la elaboración tan fácil como parece.