torrijas1-467x288.jpg

Torrijas

¿Quién no ha probado una torrija alguna vez? seguro que mucha gente aficionada a la repostería tradicional. Pero una cosa es probarlas y comérselas y otra cosa es saber cómo hacerlas. Es muy típico encontrar este tipo de dulces en Cuaresma y Semana Santa. En Cantabria, sin embargo, tienen costumbre de degustarlas en Navidad.

Una de las teoría dice que este dulce es predominante en Cuaresma porque al no poder comer carne, había que buscarle una salida al pan seco. No se necesitan grandes ingredientes, ni caros, ni al alcance de unos pocos.

Ingredientes:

1 barra de pan del día anterior

1 litro de leche entera

1 rama de canela o canela en polvo

5 huevos

1 vaina de vainilla

Cáscara de medio limón

100 ml de vino de Oporto

300 g de azúcar blanco

½ litro de aceite de oliva virgen extra

Preparación de la leche infusionada:

En primer lugar debemos aromatizar la leche. Para ello, lavaremos un limón minuciosamente y le quitaremos la cáscara que más tarde utilizaremos.

Uno de los ingredientes que utilzaremos para aromatizar la leche será la vainilla en rama. Necesitaremos una vaina abierta entera, aunque no será necesario que le añadamos las semillas. Para que le de el máximo sabor, podemos cortarle los extremos y la podemos abrir por la mitad.

Una vez que haya cumplido con su función, podemos sacarla para utilizarla en otras ocasiones. El siguiente paso será calentar la leche hasta que hierva. Una vez ha llegado a ese punto, la retiraremos del fuego. Entonces es cuando añadiremos la vainilla en rama, la cáscara de limón y la canela.

Cuando tengamos todos los ingredientes dentro, dejaremos reposar hasta que se temple un poco. Cuando empapemos las torrijas con la leche aromatizada es importante que esté al menos templada.

Un consejo para que las torrijas no nos salgan excesivamente empalagosas es que no le añadamos azúcar a la leche. Es recomendable añadir el azúcar por ejemplo, más tarde, con la canela. para que queden riquísimas.

Preparación de las torrijas:

En primer lugar, deberemos mojar el pan el la leche que hemos aromatizado anteriormente. Después añadiremos el vino de Oporto y lo mezclaremos bien con la leche inficionada.

El siguiente paso será batir los huevos y añadirle la leche aromatizada. Una vez hecho esto, deberemos mojar las torrijas antes de freirlas en aceite de oliva. Es importante que los dos lados de las torrijas estén doradas, así la fritura estará más crujiente.

Es recomendable además, que a la hora de sacarlas, pongamos papel secante de cocina la bandeja para que absorba el aceite sobrante. Para finalizar las dejamos enfriar y si podemos resistirnos a la tentación, es mejor que esperemos a degustarlas al día siguiente, vosotros mismos descubriréis el porqué.