cronuts-849x288.jpg

Cronuts

Si los últimos años los cupcakes han sido la moda predominante en lo que a postres se refiere, ahora nos llega otro producto que arranca con fuerza y amenaza con desterrar a las magdalenas de colores como reinas de la repostería.

Los cronuts son básicamente una mezcla entre croissant y donuts que se puede adornar con glaseados de todo tipo. Aunque comenzaron a hacer furor en Nueva York, fue un chef francés el inventor de los mismos, que los popularizó en su tienda de la Gran Manzana.

cronuts

Ingredientes de los cronuts

Masa del cronuts:

½ taza de leche

½ taza de agua caliente

6 gr. de levadura seca de panadería

150 gr. de mantequilla

125 gr de harina de trigo

125 gr de harina de fuerza

5 semillas de cardamomo (opcional)

1 cucharada de azúcar

1/2 cucharadita de sal

Opcional:

Relleno de crema, de flan, glaseado…

Preparación de los cronuts

En un recipiente ponemos el agua caliente y la levadura y la deshacemos poco a poco mientras añadimos la leche. Reservamos. Machacamos las semillas de cardamomo hasta que queden perfectamente pulverizadas.

Siempre es preferible tamizar la harina, en este caso podemos ir alternando poco a poco ambos tipos para que se mezclen bien. Le añadimos la sal, el azúcar, el cardamomo y la mantequilla cortada en trozos pequeños. Hacemos un pequeño hoyo en medio de la harina y vamos añadiendo la mezcla de agua y leche.

Se debe de amasar todo durante bastante rato hasta que se ve una masa trabajada. Se deja subir durante dos horas. Una vez transcurrido este tiempo volvemos a amasar y ponemos la masa sobre una superficie grande con harina. Si no tenemos una mesa lo suficientemente amplia como para estirar toda la masa, lo podemos hacer en varias veces.

Se estira la masa con el rodillo dándole forma hasta conseguir un rectángulo de un dedo de espesor. Lo plegamos cuidadosamente y lo volvemos a estirar con el rodillo varias veces. De este modo nos aseguramos de que la masa queda totalmente trabajada y lista. Finalmente se estira en una capa fina y se deja en la nevera hasta el día siguiente.

Para darle la forma de los cronuts podemos utilizar un cortador de galletas, pero si no lo tenemos es tan sencillo como utilizar dos vasos, uno normal y otro de chupitos para hacer el agujero central. A mi me gusta utilizar estos agujeritos para hacer mini buñuelos.

Se fríen en aceite de girasol muy abundante y poniendo pocas de cada vez para que no se peguen entre si. Cuando estén doradas se colocan en papel absorbente. Se pueden decorar con azúcar o con un glaseado. También admiten muy bien los rellenos.